EDITORIAL

La Revista Argentina de Gerontología y Geriatría da hoy un paso más en este nuevo camino iniciado para convertirla en una publicación de lectura obligada para todos aquellos que dedican su actividad a la atención de las Personas Mayores y que deseen conocer los temas relevantes de actualidad, las investigaciones y el trabajo desarrollado día a día en Argentina y el mundo.

A partir de este número, el Editorial estará a cargo de profesionales invitados, dedicados a la Especialidad en cualquiera de sus vertientes, para hacer de él un espacio de reflexión y actualización.

Este primer Editorial estará a cargo de la Dra. María Inés Passanante, de reconocida trayectoria y, además, hija del Dr. Domingo Passanante, ex Presidente de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría. No sólo agradecemos su participación sino también la claridad de los conceptos vertidos en él.

El envejecimiento y sus desafíos: Nuevos caminos de investigación

La longevidad es un signo de nuestro tiempo. Gracias a los adelantos de la medicina y a las mejores condiciones sociales, hoy vivimos en promedio 23 años más que en 1950, y en 2050 viviremos 7 años más que en la actualidad. Según un reciente informe de las Naciones Unidas la esperanza de vida al nacer se ha elevado en los últimos años y alcanzaría a los 77 años a nivel mundial en el período 2045-2050. En América Latina y el Caribe, la esperanza de vida en el período 2010-2015 fue de 75 años, y en Argentina, 76 años.

En todas las regiones del mundo, está ocurriendo un rápido envejecimiento demográfico: en el año 2015, 901 millones de personas, el 12% de la población mundial tenía 60 años o más. Las proyecciones de la UN hacia 2050 señalan que la población de 60 años y más representará el 34%. Estas estimaciones predicen que el número de personas de 80 años o más crecerá de 125 millones en 2015 a 434 millones en 2050.

La expectativa de una vida prolongada y la disminución de la mortalidad en edades avanzadas, presentan nuevos desafíos en el orden social y familiar. Por ejemplo, por un lado, el número de trabajadores por cada jubilado, tiende a disminuir. Esto crea desequilibrios en los sistemas de seguridad social y de salud. Por otro, el descenso de las tasas de fecundidad afecta la capacidad de la familia como cuidadora de sus ancianos.

Una ancianidad plena y activa es un bien para la familia y para la sociedad. Los progresos de la medicina hacen posible vivir más años gozando de buena salud.

Sin embargo, el desarrollo de las patologías no es igual en todas las naciones. En los países industrializados, por ejemplo, la incapacidad se debe a menudo, a una o a varias enfermedades degenerativas cada vez más frecuentes. Si bien las nuevas generaciones se benefician con los progresos de la ciencia y pueden alcanzar una vida longeva en buenas condiciones de salud, como la duración de la vida aumenta, habrá más posibilidades que haya más personas en situación de dependencia y necesitados de cuidados prolongados. ¿Quiénes cuidan a las personas mayores en situación de dependencia? Antes, era más frecuente el cuidado familiar a cargo de la mujer que no trabajaba. Hoy, hay menos hijos adultos en disponibilidad para atender a sus padres ancianos.

Se suscitan nuevos interrogantes que demandan la necesidad de encontrar respuestas mediante investigaciones interdisciplinarias. La interdisciplinariedad es presentar un tema desde varios aspectos: médico, psicológico, sociológico, filosófico, entre otros. Cuando decimos investigación interdisciplinaria nos referimos a la cooperación de varias ciencias para la búsqueda de la verdad a través del diálogo y la discusión. Este abordaje exige renunciar a la convicción de que la propia especialidad (por ejemplo, la geriatría) es suficiente para dar respuesta a los dilemas del envejecimiento y la ancianidad. El enfoque interdisciplinario implica una relación de los resultados que cada ciencia puede aportar. Ello hace posible la generación de espacios de reflexión y trabajo para promover políticas que se orienten a la integración social y a la resignificación cultural de las personas mayores.

A los 65 años de su fundación, en el año 1951, la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría ha acrecentado su contribución al conocimiento científico del envejecimiento y la ancianidad en sus diferentes dimensiones, mediante sus numerosas actividades académicas entre las cuales se destacan los Congresos Nacionales e Internacionales que se han llevado a cabo en diferentes países. Esas reuniones científicas constituyen ámbitos predilectos de transmisión del saber y de reflexión. Las exposiciones de recientes investigaciones desde la geriatría y la gerontología representan un notorio avance en el conocimiento de estas disciplinas. Los cursos de especialización y de actualización que realiza la Sociedad promueven la formación de profesionales que pueden desarrollar investigaciones. Es preciso motivarlos para buscar respuestas a las cuestiones del envejecimiento y la ancianidad.

La publicación de los hallazgos de investigación es un reconocimiento a la calidad académica de los trabajos y constituye una posibilidad de su difusión. Ello permite crear puentes entre quienes investigan y quienes pueden implementar políticas públicas en beneficio de las personas mayores. De esa manera, la labor investigativa tiene un carácter instrumental y se encara como un acto de servicio.

Artículos de la Edición

Trastorno por consumo de sustancias en la vejez. Enfoque psicosocial
Tadalafilo en el tratamiento de la hiperplasia benigna de próstata sintomática con o sin disfunción eréctil
Taller de prevención de caídas y promoción del autocuidado: un dispositivo grupal gerontológico en Salud Pública
Integración intercultural y promoción de la salud a través de un taller de movimiento
Infrecuente causa de hematuria en una persona mayor
Consejo Editorial
Reglamento de Publicaciones