El ministerio de Salud de la Nación cuenta con un Programa Nacional de Envejecimiento Activo y Saludable (ProNEAS) en cuyo contexto funciona una Comisión Nacional Asesora (CNA) respecto del envejecimiento y sus múltiples facetas multidisciplinarias con el objeto de lograr criterios de acción interdisciplinaria para lograr el objetivo de un “Envejecimiento Activo y Saludable”. Esa CNA está constituida por representantes de la mayor parte de las entidades gubernamentales como no gubernamentales relacionadas con el envejecimiento. Forman parte de esa comisión el Ministerio de Salud de la Nación, la Dirección Nacional de Políticas para Adultos Mayores (DINAPAM) del Ministerio de Desarrollo Social, el ANSES, el INDEC, el Instituto Nacional de Servicios Sociales para Jubilados y Pensionados (PAMI), el Gobierno de la Ciudad de Buenos Aires a través de su Secretaría de la Tercera Edad, el Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto (Derechos Humanos de las Personas Mayores), el Servicio Nacional de Rehabilitación entre otros y la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría (SAGG). El ProNEAS y la CNA han redactado y publicado numerosos documentos destinados a normatizar acciones tendientes a mejorar la calidad de vida de las personas mayores. Desde el año 2016 se encuentran abocados a desarrollar un programa nacional de detección de la vulnerabilidad y fragilidad en las personas mayores. Para este fin el ProNEAS y la SAGG con la participación de los referentes provinciales designados por los Ministerios y Secretarías de Salud de las Provincias están desarrollando actividades destinadas a capacitar a los recursos humanos en la detección precoz de la fragilidad en personas mayores.

Entre las consideraciones que se plantean para esta acción cabe destacar:

“Si bien los términos vulnerabilidad y fragilidad han ido variando a lo largo del tiempo y no hay una definición unívoca, su utilización adquiere relevancia con la posibilidad de que aparezcan diversas situaciones vinculadas a pérdida de funciones físicas, cognitivas y a factores psicosociales. Se trata de un síndrome clínicamente reconocido que incluye combinaciones variables de debilidad, fatiga, pérdida de peso, baja actividad física, alteraciones en la movilidad, deterioro cognitivo y dificultades psicosociales, entre otras.

Las personas frágiles no pueden adaptarse a  potenciales  agresiones internas y externas a las que se ven expuestas, se encuentran en riesgo de desarrollar efectos adversos con una caída en espiral de su estado de salud y proclives a un círculo vicioso del cual es difícil restablecerse, dadas las diversas comorbilidades.

Las causas para que una persona mayor sea vulnerable son muchas y en la actualidad objeto de investigaciones, esa característica de multifactoriedad sumada a la variabilidad de signos y síntomas prevalentes en las personas mayores y con impacto especialmente en su calidad de vida logra definir a la fragilidad como un verdadero y tal vez ejemplar “síndrome geriátrico”.

Lograr identificar a las personas mayores vulnerables a través de herramientas como lo es la valoración gerontológica integral, (VGI) permitiría realizar una intervención temprana y oportuna pudiendo evitar o retrasar las complicaciones que se producen en consecuencia: caídas, discapacidad, hospitalización, muerte.

Por lo tanto la propuesta de este programa es la de brindar herramientas a los participantes para fortalecer la atención de mayores, posibilitando una detección e intervención que permita detener o retardar el proceso y potenciar las capacidades de autonomía y bienestar.

En ese sentido, se propone iniciar un rastreo en los centros de APS del país en personas mayores de 60 años y más con comorbilidades crónicas, con el objeto de establecer estrategias que permitan un abordaje integral focalizando en aquellos factores que resultan de riesgo para el desarrollo de vulnerabilidad de dicho grupo etario.

Es necesario adoptar medidas para que la formación de los equipos de salud puedan garantizar una APS integral, previniendo o retardando la presentación de enfermedades y de discapacidades que se pudieran originar. Es en ese sentido que se desarrolla la presente jornada de capacitación.”

Los objetivos de esta acción se los puede sintetizar en:

Objetivo general:

  • Brindar herramientas a los RHH de los equipos de salud que les permita identificar las personas mayores vulnerables

 

Objetivos específicos:

  • Sensibilizar a los equipos de salud sobre la temática del envejecimiento
  • Reconocer e identificar cuáles son los principales problemas que afectan a las PM
  • Entrenar en la aplicación de algunos instrumentos seleccionados de la herramienta VGI
  • Establecer estrategias de intervención que permitan prevenir internaciones innecesarias, con el fin último de atender y/ o prevenir la pérdida de la autonomía y el deterioro progresivo.
  • Colaborar para conservar el mayor grado de autonomía posible
  • Evitar y/ o demorar la posibilidad de institucionalización de los mayores
  • Estimular el apoyo familiar y comunitario

 

El primero de los encuentros en las Provincias se desarrolló los días 23 y 24 de agosto en la Ciudad de La Rioja, capital de la Provincia homónima. A este encuentro concurrieron más de 130 participantes de toda la Provincia y representando a todas las disciplinas que intervienen en el equipo de salud destinado a la atención de las personas mayores, se contó con la presencia de Trabajadores Sociales, Terapistas Ocupacionales, Médicos, Enfermeros, Kinesiólogos, Odontólogos, Nutricionistas, Psicólogos, Psicopedagogos, Agentes Sanitarios, Estudiantes de las distintas Carreras afines, etc.

La reunión contó con la organización por parte del Ministerio de Salud Provincial, Dra. Judit Díaz Bazán, la Dirección Provincial de Enfermedades Crónicas No Transmisibles, Dra. Edith Falon Nacuzzi y la referente del ProNEAS La Rioja, Lic. Sandra Vega.

Por parte del ProNEAS las disertaciones estuvieron a cargo de la Dra. Claudia Jaroslavsky, quien se refirió a los cambios epidemiológicos y demográficos de la población y la Lic. Adriana Risoli quien expuso sobre los recursos sociales en el contexto de la Valoración Gerontológica Integral. El Dr. Julio Nemerovsky, en representación de la SAGG ante la CNA, hizo referencia a la importancia de la Valoración Gerontológica Integral, al alcance de la misma en el conocimiento de la capacidad funcional del adulto mayor y de la importancia que tiene la función en estado de robustez o fragilidad de los ancianos. Para ello hizo hincapié en los instrumentos de valoración. También desarrolló un taller que permitió al numeroso auditorio compartir la aplicación de esas herramientas.

El encuentro tuvo alto impacto en los medios profesionales de la Provincia así como en los medios de difusión.