Desde la SAGG. Colaboración de la Dra. Miriam Rozenek, médica geriatra e infectóloga

SAGG respecto Pandemia COVID 19 /SARS 2

Así como en muchas situaciones sanitarias y sociales, la vulnerabilidad de los adultos mayores para coronavirus es especial. Así los AM son pacientes con riesgo elevado para padecer la enfermedad y presentar complicaciones. Las  estadísticas muestran que la mayoría de los pacientes con cuadros graves así como muchos de los fallecidos pertenecen a este grupo etario.

Si bien las medidas generales de prevención son similares para los adultos jóvenes y los mayores, es especialmente importante proteger a estos últimos a través de algunas recomendaciones adicionales.

El lavado de manos frecuente con agua y jabón o el uso del alcohol en gel cuando no hay disponibilidad de los anteriores, toser o estornudar en el pliegue del codo y evitar el contacto de las manos con la cara, y con objetos en general como barandas, picaportes, etc son las medidas universales de protección y deben ser tomadas por toda la población independientemente de la edad. En el caso de los AM no solo es importante que los mismos se protejan de este modo, sino también los cuidadores y familiares en contacto con ellos.

Las medidas de aislamiento social son importantes para proteger a este grupo vulnerable; no obstante es fundamental que el aislamiento social no lleve a la soledad. El concepto tal vez debería denominarse aislamiento físico. Somos seres sociales y no hay que cortar el lazo social, es importante que la familia y los amigos tengan contacto constante con el AM. El manejo de los tiempos en los mayores no es igual al de los jóvenes, y pueden percibir el aislamiento como permanente o definitivo. Es fundamental tratar de transformar los contactos y no anularos. Esta medida extrema es momentánea y en un tiempo todo volverá a su curso normal. Acercar a los AM distracciones y actividades en la medida de sus posibilidades (libros, televisión, juegos de naipes o dados, juegos de mesa, revistas, radio, elementos para hacer actividad física, manualidades, tejidos, etc). Utilizar la tecnología para la comunicación (celulares, skype, tabletas, computadora, etc).

Por otro lado asegurar a los AM los medicamentos crónicos, los teléfonos donde comunicarse en caso de necesidad (familia, vecinos, el encargado del edificio, hospital, médico de cabecera, , farmacia, etc), y los alimentos .

En cuanto al personal que toma a cargo el cuidado de los AM deben estar sanos. Si por alguna razón ya sea por viajes o por ser casos sospechosos, deben separarse de los mayores a cargo y solo retomar estos cuidados seguros de que no constituyen un riesgo para los mismos.

En cuanto al sistema de salud, reiterar que como en muchas otras disciplinas, la edad no debe ser un impedimento para ofrecer el mejor tratamiento posible según la evidencia científica vigente. No debe discriminarse al paciente a partir de su edad.

En esta situación debemos resignar la libertad individual en pos de la salud de todos, incluídos nuestros adultos mayores.