Historia de la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría

 

  • En en Mundo

historia

En EEUU, el Dr. I. L. Nascher (1863-1944), médico pediatra de origen vienés publicó en 1909 en el New York American Journal un artículo sobre las diferencias existentes en la sintomatología y tratamiento que presentan las personas de edad avanzada en relación con gente de edad madura. Hace hincapié en no minimizar estos aspectos y nace así la Geriatría como rama de la medicina. Poco más tarde, en 1914 funda con otros colegas en New York la primera Sociedad de Geriatría.

La Sociedad Americana de Geriatría se fundó en 1942 y la revista Geriatrics fue el órgano oficial de difusión a partir de 1953. En 1975 comenzó la especialización en geriatría.

En Europa, V. Korenchevsky – nacido en Rusia y asistente en París de Metchnikooff- fue recibido en el Instituto de Investigaciones Médicas en Londres, y desde 1920 a 1945 se dedicó a investigar y publicar infinidad de trabajos en diferentes campos de la nutrición y endocrinología, referentes al envejecimiento.

Este investigador fundó la “Bristish Society for Reserch on Ageing at Oxford University” en 1945 y luego en el año de 1949 reunió en Londres a catorce países europeos y una nación latinoamericana (Argentina), representada por el Dr. Bernardo Houssay y E. F. Kraph. Los países que la integraron fueron: Australia, Bélgica, Canadá, Checoslovaquia, Dinamarca, Finlandia, Francia, Gran Bretaña, Italia, Holanda, España, Suiza, Suecia y Estados Unidos, con la finalidad de revisar la problemática gerontológica en el mundo.

El 1º Congreso Internacional de Gerontología se llevó a cabo en Gran Bretaña, siendo el presidente el Dr. L. Brull. Hasta la fecha se han desarrollado 18 Congresos Internacionales de gerontología.

  • En Argentina

houssayEn  la Argentina, el Dr. Bernardo Houssay, nuestro Premio Nobel 1947, organizó en el año 1946 un grupo dedicado al estudio del envejecimiento, inspirado en los objetivos del Club Británico de Investigaciones sobre Envejecimiento, dirigido por el Dr. Korenchesky en la ciudad de Londres. Pero no había hacia ese entonces agrupamientos de profesionales dedicados al estudio y tratamiento clínico de los pacientes mayores de 60 años.

Fue un hecho puntual, y hasta diríamos fortuito, el que provocó que un grupo de destacados profesionales argentinos se asociaran: el Dr. Ernesto Röttjer, en su visita a pacientes del Hospital de Clínicas, se preocupó por un septuagenario afectado de una hernia estrangulada a quienes los    cirujanos se negaron a operar por el temor a efectuar una intervención en    un paciente de  tal edad, negativa que llevó a la muerte de aquél.

Este hecho, lamentable, demuestra fehacientemente el desconocimiento y la falta de preparación para realizar tratamientos en los ancianos.

En su idea de agrupar profesionales que se dedicaran a esta nueva rama de la Clínica, el Dr. Röttjer obtiene el apoyo incondicional de los Prof. Dres. Miguel C. Lascalea y Osvaldo Fustinoni; a ellos se van sumando, en forma creciente y progresiva, más voluntades.

El día 22 de noviembre de 1950 todos ellos se reúnen en el aula del Instituto de Semiología, con el objeto de cambiar ideas acerca de la posibilidad de organizar una Sociedad Médica destinada a mejorar y difundir los conocimientos relativos al diagnóstico y terapéutica de las enfermedades de la vejez, así como también su prevención.

Pionera en Latinoamérica, quedó constituida el 25 de abril de 1951  la Sociedad Argentina de Gerontología y Geriatría, la que tendría por objeto:

Propender a la investigación y al estudio de la fisiología, la patología de la senectud y de la senilidad, así como a la prevención y al tratamiento de las enfermedades de la vejez.  Se ocupará también de los aspectos biológicos y sociales de la misma.

Facilitar las discusiones científicas y las publicaciones de sus trabajos, sin fines de lucro.

Crear y fomentar vínculos intelectuales y culturales con las sociedades y organismos similares y afines del país y del extranjero, favoreciendo el intercambio científico y cultural de la materia.

A partir de su fundación, la Sociedad comienza a difundir conocimientos y a promover en el país y en toda la Región Latinoamericana la formación de sociedades similares, a fin de promover el desarrollo gerontológico.